Cambio climático y viticultura: adaptación necesaria

Cambio climático, viticultura y bodegas

Cuando se tiene un problema lo primero es asumirlo con entereza y ser consciente de cuáles son los efectos que puede ocasionar para poder combatirlo. Algo que parece sencillo, adquiere una visión distinta con el cambio climático, un fenómeno sobre el que han corrido ríos de tinta, ha sido fruto de intensos debates y cumbres internacionales, pero que sigue erigiéndose en una incógnita y generando un poso de preocupación e impotencia en muchos estamentos de la sociedad.

Es innegable que la agricultura se ha visto, se está viendo y se verá, afectada por el incremento generalizado de las temperaturas en todo el planeta, el aumento de episodios de lluvias torrenciales y la posibilidad de que el contraste entre una estación seca y una húmeda sea mucho más marcada. Sin embargo, el sector viticultor parece ajeno al problema; las grandes bodegas y los Consejos Reguladores están invirtiendo grandes esfuerzos en promoción no solo comercial, sino también turística, pero no se hace una sola mención a la principal amenaza que tiene el sector. El potencial que ostenta el mundo del vino para proveer de experiencias auténticas y originales, hace que el enoturismo esté en franco desarrollo.

Sin embargo, todo se puede ir al traste. Ya se están percibiendo los primeros efectos del cambio climático, con fuertes granizadas en épocas poco habituales del año, adelanto inexorable de la vendimia por maduraciones extremas, y suelos empobrecidos por un abuso de pesticidas y fertilizantes, que inciden en una pérdida de calidad flagrante.

Viñas y cambio climático

Sostenible, estratégico, competitivo. Son conceptos muy manidos y que precisamente por eso, están perdiendo capacidad de penetración en el imaginario colectivo. Sin embargo, han de ser los pilares básicos de un proceso que debe comenzar inmediatamente, y cuyo retorno económico no se hará esperar. Un ambicioso plan de adaptación al cambio climático en bodegas, no solo servirá para prever efectos y estar preparados ante ellos, sino también para convertir esta amenaza en una oportunidad.

Presentarse como una bodega que es capaz de hacer un vino ligado a las condiciones territoriales y sociales del entorno en que se asientan sus viñas, supondrá una ventaja competitiva no solo en el producto final, sino también a la hora de atraer visitantes a la bodega, y seguir fomentando el enoturismo. Pero, ¿cómo se puede llevar a cabo esto? ¿Por qué has de hacer una inversión de este calado en estos momentos? Te ofrezco algunos aspectos clave que has de considerar:

 Analiza los impactos reales y potenciales

No se puede partir de hipótesis. Consumados científicos tienen la capacidad para hacer un exhaustivo análisis del estado de tus cultivos y los cambios que se han producido en los mismos durante los últimos años. Esto te servirá para conocer mucho mejor el devenir de los viñedos, y amoldar temporalmente los proceso de prepoda y poda y a la maduración cada vez anterior de la uva.

viñas

Tan importante es el diagnóstico de la situación actual, como la previsión de cara a futuro. Se trabaja con modelos que permiten definir qué cambios se producirán de aquí a unos años, e interpretar cómo la uva puede verse afectada.

Adaptarse o morir

Una vez hecho el diagnóstico con base científica, necesitarás tomar decisiones. No tengas miedo a los cambios, y asume la necesidad de adaptación a un fenómeno que ha venido para quedarse. Es hora de abrir los ojos y afrontar la realidad, lo cual te será mucho más fácil hacerlo cuando conoces de primera mano lo que está ocurriendo y lo que puede ocurrir en tus cultivos.

La adaptación debe ser a largo plazo, y convertirá el medio natural en un aliado de tu negocio. Si apuestas por un plan técnico que establezca de manera exhaustiva qué acciones deberás llevar a cabo, tu producto mejorará notablemente.

Mitiga los efectos perceptibles en la actualidad

Cambios en el consumo energético, técnicas de cultivo más respetuosas con el medio natural, incremento de la eficiencia en los procesos, técnicas de recuperación de suelo y protección de la uva frente a fenómenos atmosféricos extremos. Son solo algunas de las cuestiones en que todo bodeguero ha de trabajar en los próximos años.

uva

Desarrollo local y promoción

La sostenibilidad no se reduce al medio ambiente. Has de asociar tu bodega al territorio en que te asientas, hacer partícipe a la población local del ambicioso proyecto de remozamiento que estás llevando a cabo, y llevar el nombre del municipio por bandera.

El objetivo es hacer que tu bodega sea rentable económicamente a largo plazo, obteniéndose esto gracias a que el cambio climático se convierte en una oportunidad que has de aprovechar aliándote con la comunidad local, y transmitiendo a través de tu vino unos valores sociales y culturales intrínsecos al territorio en que se asienta tu negocio.

Y una parte fundamental es la promoción. Un esfuerzo pionero y ambicioso como el de llevar a cabo un plan integral de adaptación al cambio climático, ha de ser conocido por todo el mundo. El ser humano es ególatra por naturaleza, y los consumidores buscarán alienarse en el sector más comprometido ante el medio natural, consumiendo un vino sostenible y alardeando de ello.

Esto ha de ser visto como una consecuencia de tu plan, nunca como una causa que te impulse a llevar a cabo este proyecto y hacerlo de manera laxa y de cara a la galería. Podrás dar una vuelta de tuerca a la manera de comunicar, captar clientes y fidelizarlos. Todo el mundo querrá ver tu bodega y tus viñedos, y comprobar cómo es el proyecto enológico del siglo XXI, lo cual incrementará tu potencial como atractivo turístico y de venta directo de tus productos.

bodegaaaa

Es una necesidad palpable, y el sector bodeguero tiene una responsabilidad ineludible para anticiparse a los cambios. Grandes bodegas pueden llevar a cabo un proyecto de este tipo por sí misma, y los Consejos Reguladores deberían dar un paso adelante en este sentido, con el fin de situar a su Denominación de Origen con una imagen de marca sostenible, con la mejora de calidad que ello supone. Existen profesionales capaces de llevar a cabo este trabajo de manera ágil y coordinada. ¿Tendrán su nicho de mercado auspiciados por el compromiso y visión de futuro del sector bodeguero? Si tienes alguna duda o sugerencia sobre este tema no tengas reparos en escribirme. ¡Generemos debate!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s